Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Cómo ayudar a los niños con citomegalovirus (CMV) congénito

Familia de cuatro personas en el porche de su casaAlgunos niños con infección congénita por citomegalovirus (CMV) presentan pérdida auditiva o visual, u otros problemas de salud. Los padres pueden ayudar a sus hijos con CMV congénito a desarrollarse hasta su potencial máximo con exámenes médicos y tratamientos específicos.

El citomegalovirus (CMV) es un virus común que infecta a personas de todas las edades. Las mujeres embarazadas infectadas por el CMV pueden transmitirlo al bebé en gestación. A esto se le llama CMV congénito. Aproximadamente uno de cada 150 bebés nace con una infección congénita por CMV. La mayoría de los bebés con CMV congénito no presenta signos ni síntomas. Pero uno de cada cinco bebés con infección congénita por CMV presentará síntomas o tendrá problemas de salud a largo plazo, como pérdida auditiva, pérdida visual, discapacidad intelectual, cabeza de tamaño pequeño, falta de coordinación, debilidad o problemas con el uso de los músculos y convulsiones.

El tratamiento temprano podría ayudar

Los bebés que muestran signos de la enfermedad de CMV congénita cuando nacen pueden recibir tratamiento con medicamentos llamados antivirales. Los antivirales reducen el riesgo de problemas de salud y de pérdida auditiva. Los bebés que reciben tratamiento con antivirales deben estar bajo observación estricta de su médico debido a los posibles efectos secundarios. Existe muy poca información disponible sobre el tratamiento con antivirales para los bebés que no tengan signos de enfermedad de CMV congénita o quienes presenten únicamente pérdida auditiva.

Cómo se propaga el CMV

Las personas con CMV pueden dispersar (transmitir) el virus a través de los líquidos corporales, como la orina, la saliva, la sangre, las lágrimas, el semen y la leche materna. El CMV se propaga de las maneras siguientes:

  • Por el contacto directo con la orina o la saliva, especialmente con la orina o saliva de bebés y niños pequeños.
  • A través de contacto sexual.
  • Por medio de la leche materna.
  • Por medio de trasplantes de órganos y transfusiones de sangre.
  • De la madre al bebé en gestación durante el embarazo (CMV congénito).

Usted se debe lavar las manos con agua y jabón frecuentemente, especialmente después de cambiar el pañal de un niño.

Madre que juega con el bebé

Para obtener más información sobre la infección congénita por CMV, visite el sitio web sobre CMV y la infección congénita por CMV* de los CDC.

El acceso a terapia del habla, terapia ocupacional y terapia física puede ayudar a su hijo con infección congénita por CMV.

Exámenes de audición y terapias

Los síntomas de la infección congénita por CMV serán diferentes para cada niño y pueden variar de leves a graves.

Los padres pueden ayudar a sus hijos con infección congénita por CMV a desarrollarse hasta su potencial máximo mediante lo siguiente:

  • Hacerle exámenes de audición a su hijo con regularidad. La pérdida auditiva puede afectar la capacidad de su hijo de desarrollar destrezas sociales, de comunicación y del lenguaje.
  • Llevar a su hijo a que reciba servicios, como de terapia del habla, terapia ocupacional y terapia física.

Cuanto antes pueda acceder a estos servicios, mayor será el beneficio para su hijo.

Signos de CMV congénito

Los bebés pueden recibir el diagnóstico de CMV congénito después del nacimiento o cuando aún están dentro del vientre de la madre. Algunos signos de que un bebé podría tener infección congénita por CMV al nacer son los siguientes:

  • Nacimiento prematuro
  • Problemas en el hígado, los pulmones o el bazo
  • Bajo peso al nacer
  • Cabeza de tamaño pequeño
  • Convulsiones

Las pruebas de sangre, orina o saliva que se realizan dentro de las primeras dos o tres semanas después del nacimiento pueden confirmar el diagnóstico de CMV congénito. Se identifica a algunos bebés con infección congénita por CMV después de que reciben el diagnóstico de pérdida auditiva.

Hable con el médico si sospecha que su hijo podría tener infección congénita por CMV.

* Los enlaces a sitios web pueden llevar a páginas en inglés o español.

Arriba