Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Ayude a su niño a controlar la diabetes en la escuela

Un estudiante adolescente en un salón de clasesHaga un plan para ayudar a su niño a controlar la diabetes en la escuela. Primero reúnase con el personal de la escuela y asegúrese de que su niño tenga los suministros necesarios para el control rutinario de la diabetes y para emergencias relacionadas con la glucosa en la sangre.

Lo más probable es que ya compró los útiles escolares básicos para el regreso a la escuela. Pero si su niño tiene diabetes, necesita preparar cosas adicionales.

Una persona con diabetes tiene que controlar esta enfermedad crónica todo el tiempo, incluso durante la jornada escolar. Miembros del personal, como enfermeras, maestros y entrenadores pueden colaborar con usted y su niño para controlar la diabetes. Esta asistencia puede incluir ayudar a que su niño tome los medicamentos, se revise los niveles de azúcar en la sangre, seleccione alimentos saludables en el comedor escolar y esté físicamente activo.

Cómo prepararse

Para ayudar a que su niño esté listo el primer día de clases y el resto del año escolar, le ofrecemos unos consejos clave:

Diseñe junto con el personal escolar un plan de control de la diabetes.

Un niño sonriendoReúnase al principio del año escolar con el personal administrativo y docente para saber más sobre cómo la escuela ayuda a los alumnos a controlar su diabetes y cómo se manejan las emergencias relacionadas con esta enfermedad. Las escuelas públicas y las que reciben fondos federales tienen prohibido discriminar contra personas con diabetes bajo la Ley sobre Estadounidenses con Discapacidades, la Ley de Educación para Personas con Discapacidades y el Artículo 504 de la Ley de Rehabilitación de 1973.

Usted puede colaborar con el médico de su niño y el personal de la escuela para crear un Plan de control médico de la diabetes. Este tipo de plan sirve para ayudar a su niño y al personal escolar a controlar la diabetes en la escuela y al realizar actividades extracurriculares. Asegúrese de incluir información sobre los servicios que su escuela ofrece y acerca de cómo reconocer los niveles altos y bajos de azúcar en la sangre. Su niño puede necesitar asistencia con la aplicación de la insulina y el chequeo de los niveles de azúcar, y también puede requerir comer refrigerios en el salón de clases. Para obtener más información, visite Cómo ayudar a los estudiantes con diabetes a triunfar: guía para el personal escolar.*

Revise si tiene los suministros necesarios para la atención de la diabetes.

Su niño debe tener acceso a los suministros necesarios para controlar la diabetes y para tratar los episodios de niveles altos o bajos de azúcar en la sangre. Usted y su niño pueden trabajar juntos para organizar un kit de atención para que lleve en su mochila escolar. Estos suministros deben incluir:

  • Dos niñas pequeñas cargando su mochilaMedidor de glucosa en la sangre, tiritas de nálisis, lancetas y pilas adicionales para el medidor.
  • Suministros para análisis de cetonas.
  • Insulina y jeringas o aplicadores.
  • Toallitas húmedas antisépticas.
  • Agua.
  • Los niños que usan una bomba de insulina, deben llevar insulina y jeringas o aplicadores en caso de que la bomba deje de funcionar.
  • Tabletas de glucosa u otro refrigerio con glucosa de acción rápida (algún carbohidrato que al consumirlo suba los niveles de glucosa en la sangre de forma relativamente rápida). Estos son ejemplos de carbohidratos de acción rápida que proporcionan unos 10 a 15 gramos de carbohidratos:
    • 3 a 5 piezas de dulces duros.
    • 4 a 6 onzas de bebida gaseosa regular (no dietética).
    • 4 a 6 onzas de jugo de naranja.
    • 2 cucharadas de uvas pasas.
    • 8 onzas de leche descremada o baja en grasa.

Además, asegúrese de que el personal escolar cuente con un kit de emergencia con el medicamento glucagón y sepa cómo usarlo en caso de que su niño tenga una emergencia debido a un nivel bajo de azúcar en la sangre.

Asegúrese de que su niño sepa controlar la diabetes de acuerdo a su edad.

Si su niño se va a hacer cargo de controlarse el nivel de azúcar en la sangre, asegúrese de que se sienta cómodo haciéndolo. Si algún empleado capacitado de la escuela estará encargado de revisarle el nivel de azúcar a su hijo, asegúrese de que su niño sepa adónde debe ir y cuándo hacerlo. Además, asegúrese de que sepa a quién dirigirse en caso de que tenga algún episodio de un nivel de azúcar alto o bajo. El procedimiento a seguir debe estar incluido en el Plan médico de control de la diabetes.

Anime a su niño a comer alimentos saludables.

Prepare desayunos saludables, que ayudarán a que su niño se mantenga concentrado y activo. Si su niño lleva almuerzo a la escuela, empaque en su lonchera comidas saludables que contengan granos integrales así como frutas y verduras frescas. Sustituya alimentos altos en grasas con opciones bajas en grasas como el pavo magro, el queso con poca grasa y la leche descremada. Incluya refrigerios saludables como frutas, nueces o semillas, que su niño puede consumir al final del día escolar para evitar comprar alimentos de la máquina expendedora y así mantener el nivel de azúcar bajo control. Si su niño compra las comidas en la escuela, revisen juntos el menú del comedor escolar para que le ayude a escoger alimentos que estén incluidos en los planes de comidas saludables. Muchas escuelas publican los menús por Internet o usted puede solicitar esta información en la escuela.

Asegúrese de que su niño haga por lo menos 60 minutos de actividad física al día.

Tener diabetes no significa que su niño no pueda ser físicamente activo ni participar en clases de educación física. De hecho, ser activo puede ayudarle a mejorar su control del azúcar en la sangre. También, limite a una o dos horas al día el tiempo que pasa frente a pantallas de televisión, juegos de video y la Internet. Ser activo desde una edad temprana fomenta buenos hábitos para toda la vida y es algo muy divertido. Anime a su niño al realizar juntos actividad física, como sacar a caminar al perro, montar en bicicleta o jugar basquetbol y así usted también recibirá beneficios para su salud.

Una estudiante sosteniendo un libro y una calculadoraAyude a prevenir que su hijo falte al colegio por estar enfermo.

Revise si su niño ha recibido todas las vacunas recomendadas, incluso la vacuna contra la influenza. Si un niño con diabetes se enferma tomará más tiempo en recuperarse que otros que no tienen esta enfermedad. Consulte al pediatra de su niño para ver si necesita alguna vacuna antes de empezar el año escolar. También, haga que su niño se lave las manos con frecuencia, como antes de comer y después de usar el baño.
La diabetes no tiene que ser un obstáculo para que su hijo tenga una buena experiencia escolar. Recuerde que los padres y las escuelas tienen la misma meta: garantizar que los estudiantes con diabetes estén seguros y que puedan aprender en un ambiente que los apoye. Asegúrese de que el personal escolar cuenta con la información y los recursos necesarios para garantizar la salud y seguridad de su niño. Ayude a preparar a su niño para que pueda controlar su diabetes cuando regrese a la escuela.

* Los enlaces a sitios web pueden llevar a páginas en inglés o español.

Ir Arriba